domingo, 21 de agosto de 2011

Mataron a balazos a dos abuelos en El Valle

Tres motorizados, con sus parrilleros, descargaron sus armas de fuego delante de un grupo de abuelos que jugaban dominó el sábado a las 4 de la tarde, en el Club Deportivo 19 de abril, en el sector Cerro Grande, avenida intercomunal de El Valle.

Como consecuencia de este hecho, José Silverio Segovia (75 años), jubilado del Instituto Nacional de Hipódromos, recibió un tiro en la pierna izquierda. Por la conmoción del hecho, le dio un infarto. Murió al llegar al Hospital de Coche, donde fue ingresado sin signos vitales. Tenía un marcapasos.

Su compañero de juego, Andrés Galíndez, de 75 años, conocido como "cachucha", falleció ayer domingo. Recibió un tiro en la cabeza. Un tercer abuelo Mario Lucena "Yeyo", se debatía entre la vida y la muerte en una clínica privada. Forma parte de los nueve heridos que dejó la balacera.

Lenín Segovia, hijo de José Silverio, relató a los periodista que su "papá estaba jugando dominó como todas las tardes lo hacía con otros jubilados, cuando de repente llegaron varios motorizados y comenzaron a disparar a lo loco. Había como 50 personas, entre los miembros del club, personas comprando, caminando, vecinos".

Destacó que aparentemente los motorizados dispararon por venganza contra un sujeto que se encontraba en las adyacencias del callejón Nube Azul de la Ceibita, ubicado a escasos metros de las mesas de dominó, y resultó ileso del ataque.

El equipo reporteril de ÚN se trasladó hasta el lugar de los hechos. Todavía habían rastros de sangre y algunas paredes, portones y santamarías agujereadas por las balas.

Los vecinos, sorprendidos por el hecho, en un principio se mostraron reacios a declarar, por temor a que tomaran represalias en su contra. Haydée Hernández estaba haciendo compras y rompió el silencio con los periodistas: "Este sector es muy alegre, la gente hace mercado, los viejtos juegan, pero ayer fue horrible. Las balas silbaban. Todo el mundo corría, unos se caían, otros se tiraron allá al frente en la acera, miren las balas donde abrieron huecos. Esta es la segunda vez que pasa esto y la policía y la guardia no hacen nada".

Otra vecina, comerciante ubicada en calle 19 de abril, expresó: "gracias a Dios no nos pasó nada, pero una señora que estaba caminando recibió tres tiros frente al negocio. No sabemos que más pasó con ella. La semana pasada tirotearon a un muchacho allá cerca de la entrada del edifico Cerro Grande. Mi nieta estaba aquí y se tiró al piso con mi hija".

Fuente: ultimas Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario