sábado, 14 de agosto de 2010

Taxista mató a uno de los dos hermanos que intentaron robarlo


Los maleantes habían tratado de estrangularlo para llevarse el carro

A la morgue de Bello Monte acudieron los familiares del hermano que falleció en el incidente (Fernando Sánchez)

Dos jóvenes hermanos, de 22 y 24 años respectivamente, detuvieron un taxi a las 4:30 de la madrugada de ayer, entre las esquinas de Alcabala y Las Industrias, en Candelaria.

Le solicitaron al conductor del Chevrolet Corsa un servicio y abordaron la unidad.

Uno de los hermanos se sentó adelante y el otro detrás del piloto. Una vez adentro del vehículo, sometieron al chofer, quien fue identificado como Carlos Eduardo Aguilar Ramos, de 28 años.

Los maleantes intentaron estrangular al taxista para apoderarse del vehículo y de sus pertenencias, pero en medio de la lucha el chofer logró sacar un arma de fuego y dispararle a ambos.

Uno de los delincuentes murió en el carro, mientras que el otro quedó malherido.

Ambos quedaron identificados como Gregorio José Mora Carpacho, de 24 años, quien falleció en la unidad, y Héctor Giovanni Mora Carpacho, de 22. Este último recibió un tiro en el cuello y fue trasladado a un centro de salud, que no fue especificado por las autoridades policiales.

Según detalló la fuente policial, el conductor labora como escolta privado y en los ratos libres se rebuscaba como taxista para obtener más dinero.

El hecho ocurrió a pocos metros de una carpa del Dispositivo Bicentenario de Seguridad (Dibise), lo que le permitió al chofer pedir ayuda a los funcionarios, quienes lo auxiliaron y, además, capturaron al hermano que permanecía herido en el vehículo.

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) retuvieron al chofer y escolta para levantar el informe del hecho. Refirieron, además, que investigarán con detalle lo ocurrido, pues deben determinar la responsabilidad del taxista, pese a que ya éste explicó que accionó el arma en defensa personal.

Los funcionarios informaron que Carlos Eduardo Aguilar Ramos (el chofer), en estos días no cumple labores de seguridad personal, pues sus jefes están de vacaciones, por lo que decidió trabajar como taxista durante toda la jornada.

No detallaron hacia dónde los hermanos le solicitaron el servicio al conductor cuando lo pararon para tomar la unidad..

Fuente: El Universal

3 comentarios:

  1. MALDITA SEA,EL TAXISTA ES TREMENDO ASESINO,Y SE SALVA POR SER ESCOLTA DE UN CHIVO;SOLO VALE SU VERSION... DE BOLAS SI UNO DE LOS CHAMOS ESTA MUERTO Y EL OTRO NO PUEDE HABLAR... QUE LINDO COMO SE MUEVEN LAS COSAS EN ESTE PAIS DE MIERDA! EL CHAMO QUE MUERIO ERA UNA PERSONA MUY TRABAJADORA Y AMIGABLE. COMO DICEN POR AHI LAS PERSONAS BUENAS SIEMPRE SUFREN Y LA ESCORIA OSEA HIERBA MALA NUNCA MUERE Y VUELVO Y REPITO, MALDITA SEA EL TAXISTA,LA POLICIA QUE SIEMPRE HAY UN GUISO Y EL REPOTERO DE ESTA COLUMNA POR NO AVERIGUAR Y HACER SU TRABAJO BIEN. QUE ASCO TODO.

    PD GREGORIO JOSE MORA ERA UNA PERSONA INTEGRA A LA CUAL PODIAS VER DE LUNES A LUNES TRABAJANDO EN LA GUARITA EN SU PUESTO DE PELICULAS.

    ATTE ADRIANA DANGELO

    ResponderEliminar
  2. yo pienso que esos dos muchacho son culpables y de repente les salió esas malicias de querer obtener algo facil y quisierón robar al taxista de todas maneras se los dajamos al Señor todo poderoso ese no se pela por eso digo que el comentario anterior puede estar en lo cierto pero si no lo está.

    ResponderEliminar
  3. Claro siempre los familiares y conocidos dicen es que era un angelito mi muchacho era sano siempre igual la seguridad en este pais nunca va a llegar hasta que los padres tambien sean sancionados por no saber criar hijos la justicia es que cada delincuente ha matado a mas gente de la que vale no hay equilibrio

    ResponderEliminar